645 039 935 (mañana y tarde) 696 477 187 (horario de tarde) info@psicologosevillaglikem.com

La depresión es un problema de notable importancia clínica y con un gran impacto psicosocial. A pesar de que tiene una menor incidencia que los trastornos de ansiedad, su concurrencia con otros problemas clínicos: ansiedad, trastornos psicosomáticos, adicciones, etc.…, hace que esté presente en muchos pacientes.

Puede señalarse, en general, que el trastorno depresivo se origina como consecuencia de la incapacidad para resolver, de un modo adecuado, un problema o problemas. La persistencia del problema, la inexistencia de estrategias efectivas para abordarlo puede llevar a la persona a una situación de pasividad, de entrega, de renuncia, en suma, al padecimiento de un trastorno depresivo.

Todo el mundo parece tener una idea de en qué consiste la depresión y es que el término depresión, a diferencia de muchas otras etiquetas y términos psicológicos, es ampliamente conocido y utilizado en nuestro lenguaje cotidiano. Así, con frecuencia calificamos nuestro desánimo o tristeza como estar deprimido, o aludimos a las situaciones que nos abaten o entristecen como deprimentes.

Al margen de este uso «mundano» del término depresión, a nivel clínico la depresión representa un complejo síndrome en el que sentirse deprimido o triste, es sólo uno de los numerosos y variados síntomas.

Síntomas de un episodio depresivo mayor

1. Estado de ánimo depresivo (en niños y adolescentes el estado de animo puede ser irritable).

2. Disminución del interés por el placer.

3. Pérdida de peso y/o cambios en el apetito (disminución o aumento).

4. Insomnio o hipersomnia.

5. Agitación o enlentecimiento psicomotor.

6. Fatiga o pérdida de energía.

7. Sentimientos de inutilidad o de culpa.

8. Dificultad para pensar, concentrarse y tomar decisiones.

9. Pensamientos recurrentes de muerte.

No es necesario tener todos estos síntomas para hacer el diagnóstico, pero sí la presencia de 5 o más de los 9 síntomas anteriores, durante al menos dos semanas.  Uno de estos síntomas debe ser: (1) estado de ánimo depresivo o (2) pérdida de interés o de la capacidad de placer.

Pautas para prevenir la depresión

Descansa lo necesario, te dará energía para afrontar tu día a día.

1. Autoaceptación. Acéptate tal y como eres. Valora todas tus virtudes y piensa que todo ser humano tiene puntos fuertes y puntos débiles.

2. Maneja tu estrés. Lo ideal sería que no tuvieras estrés en tu vida, pero con el nivel de vida que todos llevamos es muy difícil no estresarse en algún momento. El consejo que puedo darte es que aprendas a manejarlo, con técnicas como la relajación, meditación, yoga.

3. Ten un propósito en tu vida. Ya sea disfrutar con la familia, un nuevo proyecto, cualquier cosa que te haga despertar cada día con ilusión.

4. Haz ejercicio físico y cuida tu cuerpo. Sentirte bien físicamente repercute en tu bienestar emocional. No olvides tener una alimentación sana.

5. Evita la autocrítica. Es uno de los mayores errores que podemos cometer, date licencia para poder fallar. No seas perfeccionista.

6. Descansa lo necesario. El descanso es fundamental para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. Un buen descanso te dará energía para afrontar tu día a día.

7. Evita el alcohol y las drogas. No caigas en la trampa de tomar drogas o alcohol para evitar afrontar tus problemas. Si tomas esta decisión conseguirás empeorar tu estado emocional y físico.

La depresión se ha convertido en una de las enfermedades de mayor incidencia en la población occidental. Una de cada cinco personas la puede sufrir a lo largo de su vida.

Recuerda que puedes seguirnos en Twitter y Facebook.

Espero que este post os sirva de ayuda, saludos.

LLÁMANOS