671 612 479 (mañana y tarde) 696 477 187 (horario de tarde) info@psicologosevillaglikem.com

Atención plena, o conciencia plena, son los términos en castellano para hacer referencia al término inglés mindfulness. Se trata de una estrategia de meditación que pretende la conexión con el aquí y ahora, haciéndonos conscientes de lo que estamos sintiendo, pensando y haciendo en el momento presente.

Jon Kabat-Zinn, el autor más reputado en mindfulness, lo define como «prestar atención de manera intencional al momento presente, sin juzgar».

La inclusión de la práctica de mindfulness en la psicoterapia occidental obedece a la necesidad de ampliar los enfoques terapéuticos existentes para reducir la vulnerabilidad cognitiva al estrés y las respuestas emocionales negativas.

Al hablar de mindfulness es necesario hacer referencia a las técnicas de meditación orientales, Vipassana y meditación Zen, que son prácticas habituales dentro del budismo. No obstante, en su adaptación a occidente, mindfulness no se identifica solamente con la meditación, sino que se concibe también como un estado de conciencia abierta y receptiva hacia la experiencia.
En definitiva, el objetivo del mindfulness es cambiar las relaciones que las personas establecen con los pensamientos, sentimientos y sensaciones físicas que activan y mantienen los estados del trastorno mental.

La técnica de mindfulness se integra dentro de las intervenciones y terapias de 3ª generación, Estas terapias parten de que un acercamiento más amplio flexible a las experiencias emocionales propias puede promover una sensación de bienestar, a pesar de que dichas experiencias resulten molestas y dolorosas.

Para conseguir llegar a las experiencias descritas en mindfulness, requiere implicarse en una serie de conductas que conlleva cambios cognitivos y actitudinales. Aunque la atención plena, no es un fenómeno exclusivamente cognitivo, sí se caracteriza por dos componentes: autorregulación de la atención y orientación hacia las propias experiencias en el momento presente.

La evidencia empírica aportada por la investigación en neurología ha identificado cambios neurológicos que podrían considerarse las bases de ese penetrante cambio, pues ha podido comprobar de qué forma la práctica prolongada de mindfulness implica cambios neurológicos estables en diversas zonas cerebrales esenciales para la integración. Estos cambios afectan a una gran cantidad de comportamientos y formas de reacción del individuo, de manera que tiene un efecto multiplicador sobre su vida y sus relaciones interpersonales.

Recuerda que puedes seguirnos en Twitter y Facebook.
Espero que este post te sirva de ayuda.

Un saludo, hasta el próximo post.

LLÁMANOS